miércoles, 7 de julio de 2010

RSS: La sindicación de contenidos.

Hace tiempo, antes de que el spam (correo no deseado) se hubiera convertido en el problema que es hoy en día, cuando una persona estaba interesada en un tema que se trataba en Internet, podía suscribirse a las listas de distribución de correo, de modo que cada cierto tiempo recibían notificaciones sobre las actualizaciones y novedades que se habían producido sobre el tema en cuestión.

Hoy en día, somos más reacios a facilitar la dirección de correo electrónico (hecho que no evita que sigas recibiendo cientos de correos no deseados). Además, los filtros antispam, utilizados por muchos servidores de correo, identifican automáticamente los correos procedentes de listas de correos como spam.

En este contexto, el RSS (Really Simple Syndication, RDF Site Summary o Rich Site Summary), o sindicación web, surgida a partir de los blogs para que los usuarios que los frecuentan puedan estar al tanto de sus últimas novedades sin tener que visitarlos constantemente, ha empezado a utilizarse con los mismos fines que las listas de distribución de correo iniciales.

En el casos de las listas de distribución de correo, generalmente, consistía en rellenar un formulario (más intuitivo para los usuarios, ya que todos sabemos los que es una cuenta de correo electrónico). En el caso del RSS, es necesario:
  1. Saber que es el RSS.
  2. Suscribirse al RSS feed, o archivo RSS.
  3. Disponer de un RSS feed reader, lector de archivos RSS o Agregador.
El desconocimiento de la tecnología, ha hecho que el porcentaje de internautas que utilizan el RSS sea muy bajo, pero hay opciones realmente muy sencillas para el uso de esta tecnología. Por ejemplo, si utilizamos el Mozilla Firefox como navegador, cuando una página disponga de archivo RSS, la barra de direcciones tendrá la siguiente apariencia, mostrando el icono de RSS en la misma barra de direcciones.


Al pinchar en el icono aparecerá la dirección del archivo RSS, y algunos de los lectores de archivos RSS a los que podemos añadir la suscripción.

Hay gran cantidad de lectores de archivos RSS, pero lo más sencillo es utilizar el Google Reader, o cualquier otro lector web de archivos RSS, ya que de este modo no tendremos que descargar, instalar, mantener, etc... ningún software y podremos tenerlo disponible desde cualquier ordenador conectado a Internet.

Para añadir una suscripción a Google Reader, simplemente hay que pinchar en "Añadir una suscripción" y copiar la dirección que aparece al pinchar en el icono . Una vez hecho esto, en el apartado "Suscripciones" aparecerá el número de actualizaciones no leídas de cada uno de los archivos RSS a los que estamos suscritos.


Para completar todo el modelo, se utiliza la Redifusión Web, es decir, que es posible que una Web, re-difunda los contenidos que más le interesen.

A partir de aquí las posibilidades son infinitas:
  1. Google Reader permite compartir las entradas que más nos gusten, seleccionando la opción "Compartir" de las entradas individuales, de modo que los usuarios que se suscriban al archivo RSS, recibirá las entradas filtradas por el ojo de dicho usuario.
  2. Los servicios RSS, pueden existir aunque la página no muestre el icono en su diseño. Así, por ejemplo,  es posible seguir las modificaciones en una página de Facebook mediante sindicación (sindicación de Tecnoenredados en Facebook)
  3. Es posible la realización de páginas Web basadas simplemente en la publicación de contenido procedente de archivos RSS de otras fuentes, etc...
Para el uso de Google Reader, es necesario crearse una cuenta de correo electrónico en Gmail, ya que es una de las herramientas que componen su oferta de aplicaciones web, como se indica en el post "Cuentas de correo y sus servicios asociados.